''Instrucción, Armas y Tiro''
  Limpieza de escopetas
 

Finalizada la temporada de caza menor, muchos son los cazadores que se preguntan como limpiar el arma para conservarla en las mejores condiciones.

 

Algunos no dejan de tirar, siguen cazando especies consideradas plagas, otros hacen unos tiros al plato, hélice etc., para mantenerse en forma, pero de todas formas desde abril a agosto es cuando mas damos uso a nuestras armas de anima lisa, en este caso las escopetas, residuos de pólvora, sudor, alguna zambullida al agua cazando patos o días de lluvia, arena, polvillo entre otros elementos, son los encargados de producir desgastes, oxidación, rayones y en resumen de atacar la madera, el metal, nuestra inversión, lo que muchas veces tanto nos costo adquirir. Por esto paso a paso vamos a mostrar los puntos a tener en cuenta para proceder a la limpieza de los sistemas mas clásicos y difundidos, de manera sencilla y comprensible, por esto trate de hacer los dibujos resaltando las piezas mas importantes, sin tener que ser un experto armero, como siempre digo antes de proceder a guardar, trasladar o limpiar un arma…ante todo seguridad ‘verificar que el arma se encuentre descargada y sin cartuchos en el cargador en caso de poseerlo’, ahora si……..

 

Escopetas.

 

Empezamos con este tipo de armas, si disponemos de herramientas mínimas podremos acceder a un desarme básico sin llegar al técnico para no arriesgar la mecánica del arma por mal colocación de piezas, por esto procedemos a desarmar solamente separando la chimaza, luego los cañones de la bascula o armazón principal, ahora procedemos a sacar la cantonera para luego extraer el tornillo que une la culata con la parte metálica, según el tipo de arma podemos encontrarnos con que este o los tornillos se encuentran en la rabera del cajón de mecanismos o garganta de la culata, según el arma podremos encontrarnos con variantes en como extraer la culata o delantera.

 

Escopetas de simple y doble cañón.

 

Figura UNO, limpiando la bascula o armazón: separada la madera ahora tenemos los mecanismos de disparo, percusión y cierre a la vista que no removeremos estos por precaución, eso es un trabajo destinado a personas idóneas en caso de reparación, para limpiar el interior usaremos un elemento fácil de conseguir, alcohol, el que usamos en casa, o de lo contrario solventes especiales que se consiguen en las casas del ramo, así por medio de un pincel procedemos al lavado y enjuague de las residuos de pólvora y aceite acumulados, también podemos usar aire a presión y cepillos de dientes en desuso para partes difíciles, libre de suciedad dejamos secar sobre diario o papel seco, finalmente procedemos a la lubricación según muestra la figura en los puntos mas importantes, 1) aguja o agujas percutoras, 2) muñón de cierre, 3) palanca de apertura, cierre o cierres, 4) martillo o martillos y sus ejes, colas de disparo, 5) cola de disparos, fiadores etc., (prestar atención a estas piezas para mantenerlas libres de desgastes prematuros) 6) resorte o resortes maestros de los martillos y sus guías (mantener para una ignición segura manteniendo un buen golpe del partillo) 7) seguro o selector.

 

Figura DOS, limpiando el cañón o los cañones: suponiendo que tenemos una baqueta de bronce o aluminio (las de acero dañan la boca o recamara de los cañones) y un juego de cepillos de bronce y cerda procedemos primeramente a pasar desde la recamara a la boca un parche de tela embebido con solvente para aflojar los restos de plástico de los tacos concentradores y residuos de pólvora, luego de unos diez minutos procedemos a pasar de la misma forma el cepillo de bronce repetidas veces para aflojar los restos rebeldes de suciedad ya atacados por el solvente, luego procedemos a pasar el cepillo de cerdas que limpiar restos sueltos del procedimiento anterior, para finalizar pasar varios parches hasta que salgan totalmente limpios, si la escopeta tiene choques cambiables, extraerlos y limpiar bien la rosca del cañón y de los propios choques los que se encontraran ennegrecidos por los gases de la combustión de la pólvora, lubricar ligeramente estas roscas y tener en cuenta los puntos de dibujo dos (cañones), 1) extractor o extractores (estos en buen estado permiten una extracción fiable de vainas servidas o cartuchos sin disparar) y zona donde encaja el cierre o cierres, 2) gancho de armado y 3) traba de armado de la chimaza.


 

Escopetas semiautomáticas y de repetición manual.

 

Figura UNO, cajón de mecanismos: proceder como los cañones de las de simple y doble cañón, dejas secar y lubricar las partes de roce, en el punto 1) vemos el empujador de cartuchos del almacén, mantenerlo levemente lubricado, si el almacén tubular permite el desarme, procederemos a limpiarlo interiormente y repasar el resorte, punto 2), si el arma opera por tomas de gases estos generalmente soplan por encima de los almacenes, a no ser que sean inoxidables o de aluminio son propensos a la oxidación, por esto limpiarlos bien externamente, 3) los retenes de cartuchos internos también mantener libres de suciedad junto sus muelles sin son independientes.

 

Figura DOS, conjunto de disparo, tradicionalmente se extraen sacando uno o dos pasadores, en ocasiones están sujetos por tornillos, libre el conjunto, limpiar el modulo tal cual lo sacamos, extraerle piezas no es aconsejable por seguridad, lavar, dejar secar y lubricar los puntos 1) fiador y su resorte, 2) martillo y su resorte, 3) seguro, cola de disparo, sin excedernos el lubricante hasta lograr una película en las piezas pequeñas comos los muelles que accionan las partes antes mencionadas.

 

Figura TRES, sistema de cierre, en lo posible y de no estar familiarizados no desarmar el conjunto, solo extraer la palanca de montar, a no ser que el tipo de arma lo exija para separarlo del cajón de mecanismos (ejemplos, FN Auto 5, Remington M-11, Benelli 121 etc.) de todas formas aunque tenga la cabeza de cierre desmontable con un buen lavado, cepillado en las zonas difíciles y enjuague dejaremos limpia esta pieza importante que recibe gran parte de la suciedad, luego lubricamos los puntos 1) tetón de acerrojado o cabeza de cierre según el caso, 2) uña extractora y su muelle, 3) guías de enlace y deslizamiento, 4) si es semiautomática con muelle en la culata lubricar la cola trasera del cierre o las guías delanteras si tiene muelle arrollado sobre el almacén, 5) aguja percutora y su muelle, la figura 3ª limpiamos y ligeramente lubricamos el punto 1ª.

 

Figura CUATRO, cañones: luego de limpiarlo como los cañones antes descriptos procedemos a lubricar el punto 1) de la prolongación del cañón, en algunos casos este punto se encuentra dentro del cajón de mecanismos internamente en la parte superior, o si el acerrojado es distinto donde se produzca el mismo, esto evita el desgaste de la zona que aloja el o los tetones de cierre, los choques no son la excepción a limpiar en este tipo de escopetas, como antes se menciono, proceder a su mantenimiento.

 

Figura CINCO, cilindro de gas de un cañón: limpiar pero no lubricar el punto 1) que es donde los gases soplan contra el pistón, el cual también deberemos limpiar de carbonilla  hasta dejar la pieza limpia y seca, mantener este punto permite el perfecto funcionamiento de las escopetas semiautomáticas operadas por gas, en algunas escopetas el cilindro sella los gases con un aro de goma, revisar el estado del mismo.


 

Culatas y delanteras: si son de madera y terminadas con algún barniz o laca no atacar la superficie con solventes, estos actúan como diluyentes contra estas protecciones, estas repasarlas con un trapo limpio y seco y terminarlas con alguna cera apropiada o lustra mueble, si son acabadas al aceite soportan mas recibir lubricante encima auque no es aconsejable, mantener las vetas relucientes pasando un paño embebido con aceite de lino cocido, luego sacar el exceso, por ultimo las de plástico, limpiarlas, sacarles barro o suciedad con algún cepillo suave y agua, luego proceder a secar.

 

Para finalizar con el mantenimiento de estas armas, procedemos al armado de nuestra escopeta y lubricamos ligeramente la parte externa de los metales para evitar la oxidación, nunca aceitar el interior de un cañón, hoy día muchos aceros con alto contenido de cromo níquel los hacen menos propensos a la oxidación, mucho mas fuertes en este sentido y fáciles de mantener son los cromados internamente.

 

Precaución: Cuidado si usamos nafta o solventes fuertes con los cajones de mecanismos con plástico como parte constructiva, ejemplo, Mossberg Bull Pup o Benelli Nova entre otras armas que poseen módulos de disparo y otras piezas hechas de este material, si sospechamos de roturas llevar a una persona idónea, igualmente en caso de no sentimos capaces de realizar este mantenimiento mínimo e indispensable, en el mercado hay lubricantes y accesorios nacionales e importados de buena calidad, prestar atención donde efectuamos la limpieza de nuestras armas, usar las herramientas adecuadas para no dañar piezas, por lo demás es una nota dedicada al aficionado, cazador, tirador esperando que le sea de utilidad el mismo, hasta la próxima.

 

Raúl Alberto González

 
  795676 visitantes que ingresan a instructoritb  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=